Así se presentaba uno de los personajes del dúo cómico Faemino y Cansado.

Mucho mejor que ser campeón, subcampeón tiene mucho más mérito”.

Esto que decían de broma, podría ser verdad.

Hablo de la obsesión con el primer puesto en la publicidad de Google.

Lo veo por todas partes y me llama mucho la atención.

Primero porque dudo que se pueda estar todo el rato en el primer puesto.

Ganar todas las subastas porque puedes pagar el clic más caro siempre.

¿Te imaginas al hombre más rápido del mundo ganando una carrera cada segundo?

Algo no me cuadra.

Yo diría que a los señores de Google les interesa más mostrar contenido muy relevante para sus usuarios.

Y tengo la impresión de que no valoran tanto el dinero invertido, como la autoridad y la relevancia.

Aunque puede ser una paranoia mía.

Pero es que hay algo aún mejor.

Me pasa mucho que miro los tres primeros anuncios, y apenas hay diferencia entre ellos.

Resulta que son casi iguales.

«Somos los más rápidos»

«Somos lo mejores»

«Somos profesionales»

«Tratamiento personalizado»

Entonces el que ha ganado la subasta para salir primero, está perdiendo dinero ¿no?

Porque la posición no influye tanto a la hora de elegir, podría empezar por el tercero, o el segundo.

En ese caso, yo preferiría ser subcampeón, la verdad.

Los recursos son los que son, unas veces más otras veces menos.

Pero cuando redactas un anuncio con personalidad propia.

Es probable que destaque más que el resto, aunque sea el último de la fila.

Así que si con la décima parte de la inversión, consigo los mismos o más clics, la verdad que no me importa si mi anuncio es subcampeón o medalla de bronce.

Todo lo contrario, estaré teniendo mejor rendimiento invirtiendo bastante menos.

Que para ajustar la puja al milímetro siempre hay tiempo.

En fin.

¿Quieres vender un producto o servicio online?

¿Tienes una página web dónde la gente lo puede ir a comprar?

¿Necesitas hacer publicidad de tu producto o servicio?

Entonces tengo algo que te puede interesar.

Hay que mirar aquí.

Publicidad online con Google Ads

P.D. Al final el pájaro raro conseguirá huir del festín de los monos.