Hay un anuncio de unas conocidas gafas de Sol, que me viene muy bien para hablar de la segmentación.

Empieza con unos muchachos y muchachas guapíiiiisimos, gorgesoussssss sentados en una grada.

Todos miran hacia el frente con sus gafas de sol puestas, porque está a punto de amanecer.

Están disfrutando de ese momento de calma zen, cuando aparece un último muchacho corriendo y se sienta junto al resto en la grada, mirando al horizonte.

Este último chico también es guapíiiiiiisimo y muy gorgeousssss.

Pero se da cuenta de repente de que no lleva las gafas puestas, se pone a buscar en todos los bolsillos muy asustado.

Y en ese momento el primer rayo de sol aparece, seguido de miles de millones más.

La cara del recién llegado es de terror antes de volatilizarse para solo dejar cenizas.

El resto de los muchachos y muchachas sonríe mostrando unos bellísimos colmillos de vampiro.

Y uno de los muchachos gupíiiiiisimos y el más gorgeous dice.

“Vaya parece que alguien ha olvidado sus gafas de sol Ray-Ban”

Y el anuncio termina.

Fin.

Hay miles de millones de personas buscando por todo tipo de cosas online, y por eso filtrar el tráfico es buena idea.

Pero lo normal es no tener muy claro el público objetivo, sobre todo al principio.

Y tiene que pasar tiempo hasta que somos capaces de definir con precisión a quién nos dirigimos.

Sobre todo para no dejar buenas oportunidades fuera.

Por eso es mejor aprender, y poco a poco ir dando forma a nuestro perfil de cliente ideal.

Es decir si eres un vampiro guapíiiiisimo gorgeous no te olvides de las gafas de sol, pero si no es el caso, deja que te achicharre un poco la audiencia.

No hay que tener tanto miedo de exponernos online.

Porque hay maneras mucho mejores para controlar la inversión en publicidad online, si necesitas ayuda este enlace que viene ahora te puede interesar.

Google Ads

Que tengas un gran día.