Un estudio reciente, de una universidad muy prestigiosa, demuestra que los hombres que no llevamos traje todos los días, perdemos la flexibilidad en las rodillas.

Esto suele suceder en bodas, bautizos y comuniones, u otros actos que requieren que el hombre que a diario viste casual, cuando se pone un traje empieza a andar como un click de playmobil.

El caso más extremo lo ha vivido una pareja de Altrejulen Alicante.

Basilio Roncales y Marisa Sabiñanigo.

En el momento de arreglarse para asistir a la comunión de su sobrina.

Basilio comenzó a sentir rigidez en las piernas al salir de su casa, y fue aumentado en el ascensor para ir al aparcamiento.

A duras penas pudo bajar los dos escalones de acceso a la plaza de garaje.

Una vez allí tuvo que pedir a su mujer, Marisa, que por favor llevase el coche hasta el evento.

A ella no le quedó otro remedio que conducir de mala gana.

“Ahora además de conducir a la vuelta también tengo que conducir a la ida ¡Esto es el colmo Basilio! el lunes te vas a hacerte la revisión al médico de cabecera.”

Al día siguiente, cuando Basilio volvió a su vestuario habitual, la dolencia desapareció por completo.

Aun así, el lunes pidió cita para el médico.

En fin, como te habrás imaginado ya, todo esto es falso.

Me lo he inventado, me divierte inventar historias cuando algo me llama la atención.

En este caso, las piernas de robot de los hombres cuando nos ponemos un traje, sobre todo si no lo llevamos a diario.

Erguidos, sacando pecho.

Se nota mucho, andamos de otra manera, nos comportamos de otra manera, es muy curioso.

Fíjate en la próxima boda, bautizo o comunión.

Esto no es bueno ni malo, simplemente es, y no tiene mayor importancia.

Queremos tener buen aspecto, quedar bien, y saber estar, es natural.

Y lo mismo nos puede pasar con el marketing digital.

Es un medio desconocido, no lo controlamos bien, y no queremos desentonar.

Hacemos lo que hacen los demás, o demasiado ruido, o no decimos nada para no fallar.

Y además está el tema del presupuesto, hay tantas opciones, que uno no sabe muy bien cuál elegir.

Esto también es muy normal.

Lo sensato es no lanzarse a la piscina si no sabes nadar muy bien.

O si no sabes a qué temperatura está el agua.

Por eso te proponemos hacer marketing digital flexible.

Para ir construyendo tu proyecto pieza a pieza, y que te sientas cómodo en todo momento.

Avanzar según los resultados que obtenemos.

Y manteniendo el presupuesto en cintura.

Si esto te parece interesante, puedes mirar en este enlace de aquí.

Que tengas un gran día.