Si algo no está bien no se lo puedo ocultar a mi cliente.

No, no es esto que dicen en first dates.

Soy muy sincero.

Soy muy claro.

Si tengo que decir algo lo digo.

O a lo mejor sí no lo sé.

Yo cuando lo oigo me parece una manera de decir no tengo educación.

Y hasta donde yo sé, hablo con educación y respeto.

Pero hablo, digo lo que tengo que decir, y sobre todo a mis clientes.

Y siempre me encuentro cosas que no están bien.

El efecto manitas de cerdo lo llamo.

Te puedes callar y cobrar un mes más o dos.

Lo puedes ocultar y tirar hasta que te diga alguien algo.

Es una opción.

Pero hay que tener estómago para eso, y cara también.

Porque con los datos en la mano, hay cosas que son de blanco o negro, de blanco y en botella, de sí o no.

Y mira que me gustan los matices, los grises, los detalles minúsculos donde está lo bueno güeno bueno.

Pero hay cosas que no son de matices te pongas como te pongas.

Y no se puede ocultar, es así de sencillo.

Porque es hacer que tu cliente pierda tiempo y dinero.

Porque yo pierdo tiempo y dinero.

Porque ese dinero se puede invertir en hacer otras cosas que sí funcionan.

Porque ese dinero y ese tiempo se puede ahorrar sin más.

Porque cuando por fin entienda que no funciona dentro de tres meses la responsabilidad será mía y solo mía.

No me voy a hacer una camiseta que ponga #bocachancla.

No voy a iniciar el movimiento bocachanclers.

No voy a hacer nada de eso, no es para tanto.

Pero seguiré siendo transparente y tratando de cuidar los intereses de mis clientes, porque creo que eso también es marketing, y marca personal.

A lo mejor no es tan bonito, ni tan fácil, pero puede ser de las pocas cosas que funciona de verdad.

Si necesitas a alguien que te ayude con el marketing digital es por aquí.

P.D. No es tosco, no es basto, no es bronco, es la elegancia de lo sencillo.

 

Jesus Parrado Alameda Web 300 225

Los mejores consejos sobre marketing digital que puedes aplicar hoy contandos de manera sencilla y entrenida

Todo ha salido bien.

Share This