Mis padres ya están vacunados.

Creo que no he sentido más alivio en mi vida.

Y gratitud también.

Poco a poco, cuando se puede, retomamos las visitas.

Vuelven los buenos ratos.

Pero también pequeños conflictos que no son exclusivos del entorno familiar.

También cuando entras por primera vez en la casa de un cliente.

Hay que estar atento a las costumbres, para evitar entrar como elefante en una cacharrería.

Si quedamos en casa de mi hermana, mi madre se apodera de la cocina, eso es así.

Y a mi hermana esto le importa o estresa.

Pues no, está encantada, se deja llevar.

Pero qué pasa si quedamos en mi casa.

Nada grave.

Pero hay pelea por el dominio de la cocina.

Porque yo tengo la oficina en casa desde hace años.

Cocino para mí casi todos los días.

Unas veces está rico y otros es comida.

Estoy tan acostumbrado a mi espacio que parece que voy por raíles, porque cada minuto cuenta.

Así que cuando tengo más gente de lo normal lo noto.

Y por supuesto no cedo la cocina así como así, en mi casa soy chef no pinche.

Al principio nos costó un poco organizarnos.

Pero ahora ya todo bien.

Cuando mis padres vienen a casa son invitados, y se dejan querer.

Colaboran sí.

Participan también.

Pero sobre todo se dejan querer, y yo voy por mis raíles, más acelerado si puede ser.

Cuando llego a un sitio que no conozco me gusta observar primero y actuar después.

Entiendo que a todo el mundo le gusta que respeten su espacio como a mí me gusta que respeten el mío.

Y aún tengo mucho más cuidado con mis clientes.

Cada uno tiene sus ritmos.

Hacemos marketing online.

Sencillo y progresivo.

Sin permanencia, paso a paso.

Atraemos clientes a tu página web.

Tienes más detalles en este enlace de aquí.

P.D. No te cambio de sitio las cacerolas, es marketing online para atraer clientes paso a paso, en el enlace justo arriba.

 

Jesus Parrado Alameda Web 300 225

Los mejores consejos sobre marketing digital que puedes aplicar hoy contandos de manera sencilla y entrenida

Todo ha salido bien.

Share This