Cuando nos hacemos las preguntas correctas las cosas empiezan a funcionar.

 

Como el lema de los Mirmidones de la película Troya.

 

Los Mirmidones eran la guardia personal de Aquiles.

 

Tíos muy duros, con mala leche de verdad.

 

Mirmidones quiere decir hormigas. 

 

Se pusieron ese nombre porque tuvieron que remover las piedras de las tierras de labor, áridas y pedregosas, hasta conseguir un terreno fértil para cultivar.

 

También porque hacían largas filas para llevar las piedras a otro sitio como hacen las hormigas.

 

Un ejemplo de constancia.

 

 

Pero así de entrada Mirmidones no es un nombre que asuste mucho.

 

¡Uy los Mirmidones!

 

Bajaros de vuestros unicornios y golpearnos con vuestros peluches y varitas mágicas hasta morir de amor.

 

 

Pero según he podido leer eran chungos de verdad.

 

Y con Aquiles al frente.

 

No detrás con los Mirmidones de teloneros.

 

No, no, delante.

 

En plan estrella del rock, repartiendo como el que más.

 

 

Su fama les precedía, y no les faltaban bolos.

 

Todo bien.

 

¿El secreto de su éxito?

 

Yo creo que su actitud, su grito de guerra lo deja bien claro.

 

No sé si será verdad porque lo he sacado de la película.

 

Pero la lección tiene el mismo valor.

 

Atención.

 

“Los Mirmidones no preguntamos cuántos enemigos hay, los Mirmidones preguntamos dónde están.”

 

Salvaje, sí, pero tiene una lección interesante.

 

 

Nos pasamos la vida preguntando cuántos.

 

¿Cuántos clientes tengo?

 

¿Cuántas visitas tengo?

 

¿Cuántos clientes tengo? (otra vez.)

 

¿Cuántos likes tengo?

 

¿Cuántos correos tengo en mi lista?

 

Así hasta el agotamiento y la parálisis.

 

Estas preguntas son muy importantes.

 

Pero si nos quedamos atascados aquí nunca encontramos el momento.

 

 

 

Volvamos al lema de los Mirmidones, porque hay una pregunta más interesante.

 

¿Dónde están mis clientes?

 

Pon ejemplos. 

 

 Voy.

 

 

Ya sabes que necesitas 4 clientes, a los que facturar 1.000 € de media al mes por tus servicios o productos.

 

Ya sabes que necesitas 40 clientes, a los que facturar 100 € de media al mes por tus servicios o productos.

 

Ya sabes que necesitas 100 clientes, a los que facturar 40 € de media al mes por tus servicios o productos.

 

 

Si no sabes dónde están, todas las preguntas que te hagas no valen para nada, no te van a llevar a ningún sitio.

 

La rueda no está girando.

 

Cuando sabes dónde están tus clientes la cosa cambia mucho.

 

Porque no hay que calentarse la cabeza, solo es necesario acercarse y preguntar.

 

¿Cómo puedo ayudaros?

 

Escuchar con mucha atención e implementar.

 

Y todo se pone a funcionar.

 

 

Si ya sabes dónde están tus clientes online, o si los quieres encontrar, te podemos ayudar con la publicidad y el marketing.

 

Te prestamos algunas palabras o las que necesites.

 

Te ayudamos a crear un sitio único para recibir a las visitas.

 

Ponemos a funcionar las herramientas para seguir conectado con tus clientes.

 

Si esto te parece interesante hay que hacer clic en este enlace.

 

 

P.D. Yo pienso que Aquiles se marchó con Briseida, tuvieron muchos críos, y una casa de campo junto a un río, el verdadero talón de Aquiles creo yo, fue amar a otro.

 

Mientras los Mirmidones seguían de gira.

 

Para seguir rodando es arriba.

 

Jesus Parrado Alameda Web 300 225

Los mejores consejos sobre marketing digital que puedes aplicar hoy contandos de manera sencilla y entrenida

Todo ha salido bien.

Share This